Parece que por fin en Twitter están reaccionando ante las críticas, y avisan de que quien incumpla las normas se expondrá a medidas que pueden llegar a la suspensión