No hay mejor frase para definir a Germán Madrazo, un queretano de 43 años que ha ido a los juegos olímpicos de invierno de PyeongChang y junto con